Español | English

« Volver

Apostilla de la Haya en las traducciones públicas

Apostilla de la Haya en las traducciones públicas

La “Apostilla de La Haya” es un sistema de legalización que da validez a los documentos públicos que se hayan emitido en un Estado contratante y que deban ser presentados en otro Estado contratante. En Argentina, lo emite el Ministerio de Relaciones Exteriores y Culto.

Según la Convención adoptada en la Conferencia de La Haya de Derecho Internacional Privado el 05/10/1961 se entiende por documento público:

“a) Los documentos emitidos por una autoridad o un funcionario perteneciente a un tribunal del Estado, inclusive los extendidos por un fiscal de justicia, un secretario o un oficial de justicia;

b) Los documentos administrativos;

c) Las actas notariales;

d) Las certificaciones oficiales en documentos firmados por personas privadas, tal como la certificación del registro de un documento o de una fecha determinada y la autenticación de firmas en documentos de carácter privado.

No obstante la presente Convención no se aplicará:

a) A los documentos extendidos por funcionarios diplomáticos o consulares.

b) A los documentos administrativos relacionados directamente con una operación comercial o aduanera.”

En Argentina, por regla general, se aplica a los documentos que deban ser traducidos y legalizados ante el Colegio de Traductores Públicos de la Ciudad de Buenos Aires para ser presentados en el Exterior. 

Aquellos documentos traducidos que pueden necesitar ser legalizados y apostillados son las actas, los certificados, los contratos, los diplomas, las escrituras, los estados contables, los estatutos, estudios y documentos técnicos, los exhortos, los fallos, los papeles de comercio, los pasaportes, las patentes de invención, los poderes, las sentencias, las actas de matrimonio o divorcio, la separación de bienes, las partidas de nacimiento, los certificados de defunción, etc.

No obstante ello, siempre se debe consultar en el lugar donde deban ser presentados, ya que las formalidades pueden variar.